Actas reuniones del Grupo de Debate

Una vez este espacio ha recorrido todo el camino que tenía que hacer albergando los distintos materiales que recomendábamos y que nos hicieron llegar diferentes compañeros para preparar el encuentro-debate impulsado por el CREE el día 9 de noviembre; llegó el momento de ir más allá. Tras la formación de un grupo estable y permanente de debate socio-político con carácter abierto a todo trabajador y estudiante que desee participar, creemos necesario ubicar en este espacio las distintas notas y actas que el CREE elaborará a título de organización en los distintos encuentros-debates para dar a conocer las conclusiones a las que hemos llegado a tenor del nivel de debate, planteamientos y puntos de convergencia y divergencia entre todos los que participamos en este proyecto de lucha autoorganizada para poder darlas a conocer en el medio político proletario y, en definitiva, a todo aquel que desee pasar por este espacio para conocer de primera mano las lecciones que el Colectivo Revolucionario Espartaquista Estudiantil saca de la lucha contra la atomización y la delación de las minorías políticas estudiantiles activas en la que ha venido participando desde el primer día de su aparición.

Hacemos hincapié en la idea de que los contenidos aquí recogidos han sido elaborados por nosotros, y no son textos que, a modo de acta, el grupo de debate en su conjunto haya creado. Con los documentos que este espacio albergará estimularemos la reflexión interna sobre el siguiente paso a dar en tanto que organización miembro del grupo de debate, dotarán nuestra participación en el mismo de una sólida base teórica que guiará en lo sucesivo nuestras intervenciones conforme a la evolución que logre desarrollar el grupo bajo el influjo de nuestros fundamentos teóricos. Extender y radicalizar las luchas abiertas y unitarias, nos hemos cansado de decir que ése es nuestro objetivo. Ahora poseemos los medios y la posibilidad de intervenir para que, a través del debate y del trabajo en lo concreto, así lo logremos.

——————————————————————————————————————–

Huelga General. ¿Herramienta de lucha obrera?

Hora de reunión: 19:30 horas

Lugar de reunión: Seminario nº1 de la Facultad de Comunicación de la Universidad de Sevilla.

La reunión empezó más tarde de la hora anunciada. Los compañeros de Corriente Comunista Internacional nos acompañaron en este segundo encuentro, confraternizando con todos los allí reunidos y dando a conocer los distintos documentos que habían llevado para intentar acercar su partido y posiciones a todos los que formamos parte del grupo.

Comenzamos el debate buscando soluciones a la pregunta lanzada relativa a la Huelga General. Resonaba un “así no” con el que se daba a entender que la huelga general es una herramienta de lucha obrera válida aún a día de hoy pero que los sindicatos la habían deslegitimado montando un teatrillo con el cual quedar bien en los medios de comunicación y que no les “afeara” la convocatoria después de todos los carteles que habían tenido que pegar para que la gente se enterase. En esta primera intervención, se apostillaba sobre la necesidad de fomentar una huelga humana de consumo.

Aparecen las primeras respuestas al compañero que dio el aldabonazo del debate. Este segundo compañero sigue creyendo en el valor del combate obrero a través de la convocatoria de Huelga General y la necesidad de hacer causa común con los sindicatos frente a la “derechización” del PSOE. La oposición izquierda-derecha mueve en general su plática, pues se bosqueja una apreciación de la huelga general del 29-S (pues ese fue el marco central en el que nos movimos durante gran parte del debate) como una especie de “frente único obrero” que empezaba a ser necesario.

Tercera intervención. En este caso, la compañera centra su mirada sobre la naturaleza jerarquizada de los sindicatos y las no pocas renuencias que las burocracias sindicales tuvieron hasta convocar una huelga llegada tarde y mal. Operan, continúa la compañera, de la cúspide hacia la base, lo que puede explicar en gran parte la desmovilización de importantes sectores de la clase trabajadora respecto a esta huelga general y, en definitiva, en los distintos episodios de lucha obrera. Se apunta hacia una necesidad de convocar huelga en sentido inverso, de la base a la cúspide. Hasta entonces, nos hemos movido en el marco de los grandes sindicatos. El compañero de nuestra organización tiene ahora la palabra.

Incidimos en varios puntos en los que divergimos con todas las intervenciones anteriores: en primer lugar, la huelga de consumo; que caracterizamos como otra forma de lucha atomizada y planteada en clave fetichista en la que cada uno, como ciudadano, consumido; aislado en su realidad, decide un día determinado dejar de consumir, dejar de satisfacer sus necesidades. Esto, en tanto que se pretende como acto subversivo, entra perfectamente dentro de la lógica del capital; pues el sistema no quedará en jaque porque dejemos durante un día de consumir y aun si fuera el resto de nuestros días. El capitalismo no se puede entender en términos de oferta-demanda pues los “consumidores” sólo somos una pequeña porción del total del valor capitalizado a través de la venta; el gran intercambio económico se opera en los circuitos comerciales intercapitalistas, que es donde realmente se capitaliza la plusvalía. Aparte, la lógica que recorre a esta lucha es una lógica interclasista que nada hace en favor de la causa proletaria; pues la condición sine qua non de la revolución obrera es la pervivencia del proletariado estrictamente en el campo de su autonomía en tanto que clase con unos mismos intereses y objetivos.

Habiendo considerado los sindicatos mayoritarios en el día de la Huelga General, se han obviado las intervenciones de los minoritarios y los múltiples grupos “izquierdistas” que cifraron todas sus esperanzas en una huelga espoleada por el hálito putrefacto de un sindicalismo que muestra su verdadera faz antiobrera. CNT, CGT, etc. han cifrado sus esfuerzos en estimular la participación en una huelga que no servía sino para desmovilizar. Por eso, las asambleas obreras que aparecieron en más de 10 ciudades francesas con motivo de las distintas huelgas generales en el país galo son auténtica expresión del papel que la clase trabajadora debe jugar en las convocatorias hechas “para él pero sin contar con él”. El camino de la autoorganización es el único camino posible, y si nos podemos valer de un día de huelga para ello, pues mejor que mejor.

Nueva intervención. Esta vez, un compañero apunta a lo que antes se había dicho: la huelga de CCOO y UGT era para todos un fin y no un medio. Y aquí, el gran avance que creímos ver en el debate: el reconocimiento de la autoorganización por encima de cualquier encuadramiento político y sindical de una clase trabajadora con unos mismos intereses como único camino verdadero de la lucha proletaria por la emancipación internacional. Este compañero dio vida a un debate que retomó un punto que fue tratado en el encuentro sobre la crisis capitalista: la existencia o ausencia del sujeto proletario en el espacio social.

Los compañeros de Corriente Comunista Internacional fueron claros: el vestido de la clase obrera ha cambiado, pero el ser permanece invariable. La clase trabajadora necesita tomar consciencia de su condición en cuanto que clase (aquí otro de los grandes avances del debate: se reconoció la proliferación de grupos abiertos de discusión como camino de florecimiento de la consciencia proletaria). Para ello, no le sirve la convocatoria de un día D y una hora H conforme al llamamiento sindical. Romper la atomización, el individualismo y la competencia entre los hermanos trabajadores pasa por la creación de organismos de lucha unitarios como son los consejos obreros y asambleas, y la extensión de las huelgas de masas como huelgas de solidaridad; verdadera herramienta de la lucha proletaria.

De este debate, el CREE considera poder sacar lecciones sobre dos grandes avances:

  1. Se reconoce el camino de la autoorganización como el único verdadero hacia la emancipación proletaria internacional. Se trata de comprender el porqué de la burocratización sindical y la repercusión de la misma en las luchas del proletariado. En este sentido, desde el CREE apuntamos a un análisis histórico de la evolución de los sindicatos como organismos de lucha proletaria deformada puesto que eran incapaces de transgredir los límites del capitalismo expansivo y el orden social burgués; y como organizaciones antiobreras a partir de que su papel como agentes de mediación en las luchas por las mejoras salariales quedara fuera de todo orden cuando la dicotomía socialismo o barbarie era la única que ya el proletariado se podía plantear. Seguiremos incidiendo por ese camino en los sucesivos debates.
  2. Aunque apuntado sólo de manera parcial, se empieza a comprender la necesidad de estimular la consciencia obrera conforme a la actividad teórico-práctica que estamos desarrollando en los grupos de debate. Eso supone, igualmente, que el marco de organización abierto y unitario creado empieza a concebirse como instrumento de lucha autoorganizado dotado de una unidad de acción conforme se derivan prácticas concretas de las reflexiones y confrontaciones teóricas que, cada dos semanas, llevamos adelante. Como no sabemos si todos los compañeros han llegado a este grado de lucidez (tenemos certeza de que algunos lo han hecho), redoblaremos esfuerzos para articular un trabajo teórico-práctico en el seno del grupo de debate para ir avanzando en el camino planteado.

——————————————————————————————————————–

Controladores Aéreos. ¿Estaba justificado el Estado de Alarma? ¿Son los controladores el chivo expiatorio de futuros ataques a los trabajadores?

Hora de reunión: 19:30 horas, 11-01-2011

Lugar de reunión: Seminario nº4 de la Facultad de Comunicación de la Universidad de Sevilla

5 personas se dieron cita en esta nueva reunión del Grupo de Debate, todas ellas pertenecientes al mismo desde sus inicios. Aunque el tema central de nuestro encuentro era un debate y valoración sobre la huelga salvaje de los controladores aéreos del 3 de diciembre de 2010, se estimó más oportuno comenzar valorando el alcance de la finalmente no convocada Asamblea General Interprofesional con motivo de la manifestación convocada por Comisiones Obreras y UGT en Sevilla el 18 de diciembre de 2010.

Tras una explicación genérica de lo sucedido, se procedió a dar respuesta a la pregunta por qué no había sido llevada a la práctica la convocatoria. Se planteó, en primer lugar, si las condiciones para la misma eran favorables en el Estado español. Las posiciones diferían a ese respecto, pues bien es cierto que en España no existe la tradición de luchas recientes que en el caso francés (del cuál se tomó el ejemplo de las convocatorias de AGI tras las manifestaciones), no menos cierto es que la actitud de primar ante todo y por encima de todo las diferencias no lleva salvo al teoricismo y a la actitud pasiva. Esto nos llevó inmediatamente a cuestionar qué estábamos haciendo reunidos cada dos semanas, si ese modelo de autoorganización era exportable y si es posible o no articular teoría y práctica a través del debate y la intervención activa en el movimiento obrero. La pregunta quedó en el aire porque de inmediato se avino la fatídica pregunta: “¿existe el proletariado, existe la burguesía?”

El resto del encuentro fue un dirimir acerca de qué es el proletariado, un debate que no carece de interés en tanto buscábamos a través de éste dotarnos de las bases teóricas fundamentales que nos permitieran, en un futuro, poder intervenir de manera consecuente y decidida en el movimiento obrero conforme a una voluntad de trabajo en favor de la autoorganización y contra toda atomización de las fuerzas obreras. Se llegó a dar por válida la definición del proletario como asalariado que enajena su fuerza de trabajo a cambio de un salario y no posee los medios de producción. Dos compañeros defendían vehementemente esta definición como válida, y aunque finalmente se dio por buena, seguiremos sondeando las implicaciones sociológicas de esta misma definición y su evolución histórica. Se recalcó que ha sido el propio sistema el que ha favorecido la división del proletariado entre las diversas ramas productivas, condiciones laborales, etc.; interesado como estaba y está en que no pueda operarse una identificación como clase que sólo es posible en el puesto de trabajo y en tanto que unidos por las mismas condiciones materiales.

No se llegó a determinar si la semana siguiente (18-01) habría de nuevo reunión pues estando cerca los exámenes no se sabe a ciencia cierta si existirá voluntad de seguir debatiendo sobre las múltiples cuestiones que quedaron en el aire en la reunión anterior; en cualquier caso, intentaremos que así sea porque hemos redescubierto un interés por el debate y la clarificación teórico-política que anima al CREE a seguir trabajando en la línea planteada a tenor de las lecciones extraídas de las reuniones anteriores. Podemos considerarnos igualmente satisfechos puesto que dentro del Grupo empiezan a aparecer compañeros que buscan un verdadero planteamiento proletario de base y, sin menoscabar un trabajo genérico y amplio en el conjunto del grupo, estimularemos especialmente el encuentro y el debate con los compañeros teóricamente más adelantados.

comentarios
  1. Los compañeros del Colectivo Revolucionario Espartaquista Estudiantil (CREE) habéis organizado un encuentro-debate titulado Los Jóvenes y la Crisis Capitalista

    Ver https://espartaquismoestudiantil.wordpress.com/ para el 9 de noviembre al cual si nos es posible asistiremos físicamente pero desde ya queremos contribuir con un texto.

    Saludamos la iniciativa tomada y la vemos como una manifestación de un esfuerzo creciente de toma de conciencia en las filas del proletariado actual y especialmente en sus sectores más jóvenes.

    La barbarie del capitalismo se abate contra todo el proletariado mundial pero especialmente sobre sus sectores más jóvenes

    La crisis histórica del capitalismo, larvada y disfrazada durante los últimos 40 años, ha entrado desde 2007 en una etapa de enorme gravedad y pese a los anuncios optimistas de “salida del túnel” los hechos demuestran que no cesa de agudizarse y agravarse

    Hemos escrito numerosos artículos analizando la crisis capitalista y sus causas. Para sintetizar recomendamos uno de ellos que hace además referencia a otros: ¿Crisis del neoliberalismo o crisis del capitalismo? http://es.internationalism.org/node/2380 .

    La crisis está golpeando con una crudeza nunca vista en los últimos 50 años, a los trabajadores del mundo entero. El desempleo sobrepasa la barrera de los 200 millones en todo el mundo, los salarios son recortados, las pensiones son atacadas a muerte, ningún aspecto de la condición obrera es ahorrado al filo de la espada sangrienta del “recorte”, el “ajuste” y la “reforma”. Vuelven tiempos terribles como los años 30 o los años 40-50, que los aduladores del sistema proclamaban que habían desaparecido para siempre jamás.

    Este “sangre, sudor y lágrimas” –en palabras del premier inglés Cameron retomando la famosa frase de Churchill- golpea con dureza aún más cruel a la juventud obrera. La precariedad de los empleos es tal que el trabajo fijo se ha convertido en una pieza de museo. El paro en España afecta al 40% de los menores de 25 años. Instituciones de asistencia social alertan sobre el perfil del “nuevo pobre”: jóvenes de 25-30 años, sin esperanza de encontrar un empleo y que no pueden gozar del último recurso del refugio familiar.

    Las generaciones que hoy estudian en los institutos o en la universidad o que recién se han visto lanzados a esa jungla llamada “mercado de trabajo” se encuentran con que probablemente no tengan pensión y toda su vida consista en un continuo deambular entre trabajos precarios, paro, “formación”, todo esto en medio de las más fuertes privaciones, de una penuria y una miseria que producen escalofríos.

    ¡Y sin embargo se trata de generaciones que estudian con denuedo, que tienen más de una carrera universitaria, másteres y varios idiomas en el currículo! ¡Jamás en la historia tanto esfuerzo, tanta dedicación y tanto sacrificio, se han visto tan pésimamente recompensados!

    Esta es una más entre las múltiples contradicciones que asaltan al capitalismo. Acogotado por la crisis tiene que dar a sus esclavos asalariados una formación ultra-especializada para explotarlos con la máxima productividad, y por otro lado, para disimular el desempleo crónico tiene que prolongar su estancia en las aulas por tiempo indeterminado entreteniendo al personal con una agotadora lucha por títulos, Erasmus y otras hierbas, que jamás serán realmente utilizadas pues apenas garantizarán un trabajo precario.

    ¡Este es el mundo que ofrece el capitalismo a las jóvenes generaciones! Un mundo que puede resumirse en dos palabras: NO FUTURO. Ese NO FUTURO se plasma en todos los campos de la vida social. Las guerras –como Afganistán, Irak, Oriente Medio- sangran el planeta que asiste a una demencial carrera armamentística. La destrucción medioambiental alcanza cotas alucinantes amenazando la existencia del propio planeta. La evolución histórica del capitalismo precipita la humanidad en la catástrofe: catástrofe económica, catástrofe guerrera, catástrofe medioambiental… Pero la peor de todas las catástrofes es la destrucción de la naturaleza social y colectiva de la humanidad, proceso iniciado con la sociedad de clases y llevado a sus más peligrosos abismos por el capitalismo. La atomización, la competencia feroz entre individuos con todas su secuela de rivalidades, celos y los consiguientes traumatismos, la desarticulación de las relaciones sociales, constituyen la mayor amenaza de destrucción de la humanidad

    Sobre estas cuestiones hemos reflexionado en algunos textos que sometemos a vuestra consideración: Tesis sobre la Descomposición del Capitalismo (http://es.internationalism.org/rint/2001/107_descomposicion.htm), Texto de orientación sobre la confianza y la solidaridad (http://es.internationalism.org/node/2695 ), Ética y Marxismo (http://es.internationalism.org/revista127-etica ).

    La juventud proletaria punta de lanza de la recuperación de la lucha obrera

    Ante este panorama, la clase obrera se inquieta, se preocupa, no agacha la cabeza… Aunque todavía está terriblemente atomizada y dispersa y sufre de una fuerte falta de confianza en sus propias fuerzas, aunque sus luchas son todavía dispersas y generalmente minoritarias, va desarrollando lenta y penosamente su combatividad y su conciencia.

    Podemos citar el ejemplo muy reciente de Francia. Francia ha sido teatro de un ataque frontal como el de las jubilaciones que en realidad resumía y sintetizaba una multitud de ataques en todos los planos. Los sindicatos, cuya misión dentro del sistema es sabotear la respuesta obrera ofreciendo un simulacro de movilización para desmovilizar, habían preparado un plan de “luchas” con la idea de que antes del verano la clase estuviera cansada y desorientada y de esta forma permitir al canalla Sarkozy aplicar su “reforma”. Pero la clase obrera les ha salido rana. Se ha movilizado una y otra vez. Ha impuesto las manifestaciones en sábado para que pudiera acudir el máximo de gente. Han empezado a proliferar un cierto número de asambleas autónomas donde minorías de obreros impulsaban una lucha que fuera organizada, dirigida y controlada, por los obreros mismos. La aplicación de la “reforma” se ha hecho más difícil, los obreros han acumulado una preciosa experiencia de lucha que servirán para volver a la carga en el futuro

    Ver en nuestra Web Francia: movilizaciones obreras contra el ataque total a nuestras condiciones de vida, http://es.internationalism.org/node/2965 .

    Ahora bien, es preciso ser valientes y reconocer claramente las cosas: es casi seguro que el hachazo a las pensiones acabará aplicándose. ¿Entonces de qué ha servido la lucha? Esto nos lleva a plantear una cuestión que es vital su comprensión para los trabajadores: un capitalismo acogotado por la crisis no cede y si cede ante una lucha fuerte, vuelve pasado un tiempo a plantear nuevos y peores golpes. El capitalismo no se puede reformar ni mejorar, hay que desarrollar un combate, largo y difícil pero imperiosamente necesario, para destruirlo. Desde ese punto de vista, la verdadera conquista de las luchas obreras es la experiencia acumulada, la conciencia desarrollada, la capacidad de auto organización que se va fraguando, las tendencias a la solidaridad, a la búsqueda de la unidad, a la politización proletaria, que van incubando, es decir, los eslabones que se van creando en la perspectiva de la lucha revolucionaria mundial.

    La lucha en Francia ha valido la pena. Lo que destaca en ella es la irrupción espectacular de los jóvenes de 15-16 años. Miles de jóvenes se han volcado en las manifestaciones, han realizado asambleas de centro, han ocupado la calle. Pero sobre todo han expresado niveles de conciencia muy significativos y prometedores. Algunas frases se han oído: “No queremos tener la vida que están padeciendo nuestros padres”, “Nos solidarizamos con los que hoy les recortan la pensión porque nosotros ni siquiera la tendremos”…

    Sociólogos, economistas, políticos, se echaban las manos a la cabeza: ¿por qué esos jóvenes se movilizan para algo que no les afecta o les afecta en un futuro muy lejano?

    Esa movilización no cabía en sus estrechas mentes imbuidas hasta el tuétano de ideología burguesa. Esta ideología dice que hemos de preocuparnos por “lo inmediato”. Lo que va más allá de lo cotidiano no existe o es una utopía ocuparse de ello. Contra esa visión mezquina y desmoralizante, lo que en germen expresan los estudiantes franceses es el pensamiento proletario que inscribe todo hecho concreto e inmediato en el combate y la perspectiva de futuro, que es capaz de ver más allá de lo contingente y que sabe comprender los eslabones que unen la comprensión del pasado, con la acción en el presente en la perspectiva siempre del porvenir.

    Esa movilización les extrañaba porque expresaba algo tan vital como la solidaridad. La solidaridad no cabe en la ideología dominante más allá de vanos llamamientos voluntaristas a “ser solidarios” o a la utilización cínica de la “solidaridad” como excusa para hacer tragar los peores sacrificios. En cambio que los jóvenes entraran en lucha por sus padres y por sus abuelos expresa el desarrollo de una de las mejores armas del proletariado: la solidaridad. Solidaridad que no solamente sirve para extender las luchas actuales sino que es uno de los pilares de la futura sociedad: la Comunidad Humana Mundial, el comunismo.

    Pero el movimiento en Francia no es un hecho aislado. Hubo en 2006 una gran movilización de estudiantes como futuros trabajadores, precarios o parados, contra una medida –el CPE- que suponía un ataque general. Este movimiento basada en Asambleas masivas, en la apertura al conjunto de los trabajadores, preparó sin duda, la movilización actual, y volvió a mostrar cómo la juventud proletaria está a la cabeza de la batalla por el desarrollo de las luchas obreras

    Para un conocimiento más detallado de esta lucha y de las lecciones que aportó se puede consultar nuestras Tesis sobre el movimiento de los estudiantes en la primavera de 2006 en Francia, ver http://es.internationalism.org/rint/2006/125_tesis .

    Tampoco lo es a nivel internacional. Queremos destacar las significativas revueltas de jóvenes estudiantes y obreros, que se extendieron a trabajadores de más edad, a jubilados, en Grecia, en diciembre de 2008, y que se desencadenaron espontáneamente en respuesta al asesinato por la policía de un joven de 15 años. En el curso de la lucha, un grupo de unos 1500 trabajadores ocuparon la sede central de los sindicatos y la declararon en Asamblea Permanente y Abierta. Igualmente, ante las mentiras de los llamados “medios de comunicación”, manifestaciones masivas ocupaban emisoras de radio y obligaban a leer comunicados elaborados asambleariamente por ellos

    Ver para un estudio más preciso Las revueltas de la juventud en Grecia confirman el desarrollo de la lucha de clases, ver http://es.internationalism.org/ri/136_grecia

    Desde 2003 hemos podido constatar que una nueva generación de minorías revolucionarias internacionalistas emerge en un número significativo de países –tanto en las metrópolis económicas como en los países considerados periféricos-. Esta generación de jóvenes que buscan una politización proletaria es la punta del iceberg de un proceso vasto –aunque quizá más lento y menos visible- que tiene lugar en el conjunto de la clase obrera.

    Estamos en los primeros pasos hacia luchas masivas del proletariado a nivel internacional. Estas significarán una etapa importante en su combate pues acabarán proporcionándole la confianza, la solidaridad y la conciencia que necesita, para emprender el combate revolucionario para destruir el sistema capitalista. El camino es muy difícil porque no solo los obreros necesitan desarrollar todas esas capacidades sino igualmente porque el Estado Capitalista recurre a los sindicatos, a los partidos, a la farsa electoral, a los lavados de cerebro de sus llamados “medios de comunicación” etc., para dificultar y obstaculizar por todos los medios el desarrollo de la lucha.

    De ahí que sea de gran importancia el debate que vais a llevar a cabo, que sus conclusiones las repercutáis al mayor número posible de trabajadores, de jóvenes, de elementos interesados. Que de ese encuentro salgan compromisos concretos para continuar el combate, la discusión, el esclarecimiento.

    Estamos disponibles y colaboraremos en la extensión de iniciativas como la vuestra.

    Saludos fraternos

    CCI 4-11-10

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s